Calle Guillem de Castro 57 / entrada por Angel Guimerá 1

¿Qué es el bruxismo?

¿Sientes dolor en la mandíbula o los oídos cuando te despiertas por las mañanas? ¿O quizá dolor de cabeza?

Si algunas de estas sensaciones son frecuentes en tu día a día, podría ser que padezcas de bruxismo.

Definición

Es lo que comúnmente conocemos como «rechinar los dientes». Las personas que lo sufren, aprietan los dientes superiores contra los inferiores de manera muy fuerte, al mismo tiempo que los mueven hacía delante y hacia atrás.

Esta acción, en la mayoría de los casos, la realizan de forma inconsciente y generalmente durante las horas de sueño, aunque en ocasiones también a lo largo del día.

Esta presión que se ejerce al forzar la mandíbula y los dientes es muy perjudicial y puede acarrear diferentes problemas, entre ellos el desgaste progresivo de las piezas dentales.

¿Por qué se produce?

Las causas que pueden ser desencadenantes del bruxismo son diversas, aunque en la mayoría de los casos suele tener un factor común: el estrés.

Además, hay otras circunstancias que pueden influir en su aparición:

  • Una incorrecta alineación de los dientes: la oclusión dental defectuosa, es decir, un mal acople de los dientes, puede producir que el cuerpo, por sí mismo, trate de corregir este problema. El modo de hacerlo sería apretando los dientes para originar un desgaste de las zonas que producen esta mala oclusión.Sin embargo, este desgaste, lejos de ayudar a mejorar el engranaje de los dientes, lo empeora notablemente.
  • Una alimentación deficiente: hemos insistido en diferentes artículos sobre la importancia de llevar una dieta equilibrada. Es un punto fundamental para prevenir problemas y conseguir una buena salud bucodental. Consumir demasiados alimentos azucarados es uno de los motivos que puede inducir al bruxismo.
  • Mala higiene del sueño: dormir menos horas de las recomendadas, a deshora o de forma discontinua es otra de las causas que influyen en este problema.
  • Alteraciones posturales: adoptar malas posturas o sufrir algún tipo de desviación en la columna vertebral, es otro de los factores que puede afectar. La columna vertebral y los músculos de las espalda están involucrados en la mayoría de movimientos corporales y una tensión negativa o una colocación incorrecta es capaz de producir fuertes dolores de cabeza y bruxismo, entre otros.

Síntomas y consecuencias del bruxismo

Los síntomas del bruxismo no siempre son detectables. Algunas personas lo padecen, pero no presentan evidencias ni dolencias derivadas del mismo. No obstante, si los síntomas aparecen pueden causar:

  • Dolores de cabeza: apretar tanto los dientes, hace que trabaje en exceso la articulación temporo mandibular, también conocida como ATM. Se trata de la articulación que se encuentra entre el hueso temporal del cráneo y la mandíbula. Una presión desmedida de la misma, puede originar fácilmente dolores de cabeza, sobre todo en las sienes.
  • Dolor de mandíbula: anteriormente a los de cabeza, es frecuente comenzar con dolores mandibulares por el motivo que acabamos de comentar. Las personas que padecen de bruxismo lo notan principalmente tras levantarse por las mañanas, aunque el dolor puede perdurar a lo largo de la jornada.
  • Dolor de oído: es otra de las zonas implicadas en el engranaje que acabamos de comentar, y produce sensaciones muy incómodas.
  • Sensibilidad dental: en el anterior artículo de este blog hablamos precisamente de la hipersensibilidad. El bruxismo puede ser una de sus causas.
  • Ansiedad: hemos comentado anteriormente, que el estrés y la ansiedad son las principales causas del bruxismo, pero también hay una retroalimentación. Es decir, que si el problema a nivel dental perdura, la ansiedad tiende a ir en aumento.
  • Tensión muscular y contracturas: el hecho de apretar durante muchas horas la mandíbula, hace que la tensión también se traspase a las cervicales y espalda, pudiendo originar problemas musculares.

Tratamiento del bruxismo

Cómo tratarlo

Fuera del ámbito de la odontología, es fundamental que te ayuden a tratar el estrés y la ansiedad. Este es el primer paso para reducir el problema y aprender a gestionar esos sentimientos que desencadenan el bruxismo. Esto actuará como método preventivo para futuras ocasiones.

En cuanto a la solución de la patología a nivel dental, existen varios tratamientos posibles.

  • Confección a medida de una férula de descarga: es el método que se utiliza con mayor frecuencia. Se toman medidas de los dientes y se crea una cubierta protectora, que suele ser de plástico o resina, y que evita que se produzca la presión diente contra diente. Con ello, el desgaste de las piezas dentales por el rechinamiento, se elimina.
  • Ortodoncia: este tratamiento se aplica en aquellos casos en los que se observa una alineación de los dientes u oclusión defectuosa. Corregir la mordida gracias al reajuste de los dientes es una solución más avanzada.
  • Como última opción, hay veces en las que se recurre a la cirugía, pero solamente en casos extremos, tras la valoración y prueba con los anteriores tratamientos.

¿Alguna duda?

Botón para solicitar cita, no lo dudes más, ven a una visita gratuita y sin compromiso, un doctor especializado te asesorará
cita previa en la clínica javier zaplana
Primera consulta gratuita.
CITA PREVIA